Advierten que más de 1,000 niños detenidos por inmigración están expuestos al Coronavirus

Más de 1,000 niños y menores de edad que se encuentran bajo la custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) estarían expuestos al coronavirus por las condiciones en las que se encuentra recluidos, advirtieron grupos defensores de los derechos civiles al promover este miércoles un recurso legal que busca su liberación.

El Centro Nacional de Derecho Juvenil (NCYL) y otras organizaciones solicitaron a una corte federal en Los Ángeles la liberación inmediata de los menores detenidos ante la emergencia de la pandemia.

Se trata de una orden de restricción temporal para la ORR como un recurso de emergencia que ayude a los niños y adolescentes en riesgo de contraer la enfermedad del COVID-1.

La ORR mantiene bajo su custodia a cientos de niños e instalaciones donde tienen poca o ninguna habilidad para practicar el distanciamiento social o tomar otras medidas para evitar el contagio del coronavirus, argumenta la petición hecha ante la corte.

“La urgencia aquí no puede ser exagerada”, dijo Leecia Welch, representante del NCYL para la defensa legal y el bienestar infantil.

“Sin pasos inmediatos para reducir la población de jóvenes en atención conjunta y estricta adherencia al distanciamiento social, muchas instalaciones de ORR podrían convertirse en sitios de infección masiva”, advirtió en referencia a los niños detenidos en dos instalaciones de Nueva York.

“Más de 1,000 niños pueden estar expuestos a COVID-19, poniéndolos a ellos, al personal y al público en general en alto riesgo de infección o muerte”, agregó Welch.

La petición ante el juez busca la liberación acelerada de los niños y jóvenes para ser entregados a miembros de sus familias o que sean transferidos de inmediato a un entorno que cumpla con las medidas de prevención del coronavirus emitidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

LEER TAMBIÉN  2,000 inmigrantes en “cuarentena” por brote de enfermedades contagiosas en cárceles de ICE

Vía | La Opinión