Corte de Apelaciones decide que gobierno de Trump no puede cancelar el programa DACA

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos determinó el pasado jueves que el gobierno estadounidense no puede cancelar el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés) que ha beneficiado a cerca de 800,000 jóvenes indocumentados.

Lo jueces decidieron mantener en vigor un fallo emitido por una corte federal de California el pasado 9 de enero en el que ordenaba al gobierno de Donald Trump restituir el programa en los mismos términos en que se encontraba el 5 de septiembre de 2017.

La decisión de la Corte significa que, por ahora, los beneficiarios actuales del programa seguirán contando con la protección para no ser deportados, podrán renovar los permisos de trabajo y licencias de conducir.

“Arbitraria, caprichosa” es la decisión de Trump, concluyó la Corte quien añadió que tampoco estaba apegada a la ley.

La solicitud de revisión del programa a la Corte Suprema de Justicia fue por petición del Departamento de Seguridad Nacional y la resolución emitida solo implica que el programa se mantenga en vigencia. Sin embargo, no pueden ser admitidas nuevas aplicaciones.

Deseo de continuar 

Los activistas de numerosas organizaciones y beneficiarios de este programas se han estado movilizando hacia Washington para expresar  su respaldo a este programa.

Un alegre y bullicioso grupo de estudiantes de las escuelas secundarias de Washington llegó ayer viernes al Tribunal Supremo de Estados Unidos para expresar su apoyo al programa migratorio DACA para los jóvenes “soñadores”.

“Somos más que papeles”, “Estamos con los ‘soñadores’” se leía en los carteles que alzaban estos jóvenes movilizados por la red United we Dream, y que incluyeron entre sus consignas un respaldo al Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) y en contra de la separación de las familias inmigrantes.

LEER TAMBIÉN  Algunos "tepesianos" podrían obtener la residencia en EEUU

“Estamos usando las voces de los jóvenes para decirle a la Corte Suprema que DACA se queda”, dijo a Efe Luz Chávez, una joven de 22 años nacida en Bolivia que hacía parte del grupo de manifestantes.

Llegada al país con solo cuatro años desde La Paz, Luz admitió que prácticamente no conoce Bolivia y que Estados Unidos es el único lugar que identifica como suyo.

Y en caso de quedarse sin este beneficio, creado en 2012, su vida cambiaría. “No voy a tener manera de trabajar, no voy a tener manera de estar con seguridad, porque me pueden deportar si algo pasa”, afirmó con cierto gesto de preocupación.

Por su parte, Walter Barrientos, integrante de United we Dream, explicó que la marcha en Washington reunió a decenas de jóvenes y destacó que la actividad se replicó en Oklahoma, Arizona y California.

Vía | EDH