Los agentes de ICE montaron un gran despliegue policial en estación de metro para arrestarlo

Agentes de la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) llevaron a cabo un aparatoso operativo en una estación del metro de Chicago para arrestar a un inmigrante indocumentado al que calificaron como “delincuente peligroso” y que minutos antes había salido de la cárcel al cumplir una condena por conducir en estado de ebriedad.

Yoni Cruz López, de 24 años de edad, originario de Guatemala y residente del condado Cook, fue detenido el miércoles en una acción policíaca que llamó la atención de los usuarios en la concurrida terminal de transporte público de Union Station Chicago.

Era considerado un “fugitivo de ICE” porque en noviembre de 2017 no se presentó a la audiencia en la corte de inmigración y por lo que un juez emitió una “orden de deportación en ausencia”.

Para las autoridades de inmigración, Cruz López es un “delincuente peligroso” debido a los tres arrestos que ha tenido por conducir en estado de ebriedad o DUI entre 2015 y 2019.

El año pasado ICE solicitó la retención de Cruz López para tomarlo en custodia, pero las autoridades carcelarias de Illinois no cumplieron la petición y lo liberaron al cumplir su tiempo en prisión.

Cruz López salió del Centro Correccional de Vandalia el miércoles 5 de febrero, pero momentos después fue arrestado en el aparatoso operativo que montaron los agentes de ICE.

“Quiero que el público sepa que este es un ejemplo del tipo de persona peligrosa que las políticas santuario protegen: un delincuente agravado”, declaró Robert Guadian, director de unidad de operaciones para ejecución de deportaciones (ERO) en Chicago.

LEER TAMBIÉN  Le dio comida y refugio a inmigrantes en el desierto. Ahora lo quieren meter a la cárcel

“Esta acción policíaca se realizó en una de las terminales de transporte más concurridas del país, posiblemente poniendo en riesgo a los viajeros y usuarios”, agregó el funcionario de esa rama de ICE. “Este arresto debería haberse realizado en los confines seguros de una cárcel”.

Vía | La Opinión