Migrantes que pidan asilo en EEUU tendrán que esperar en México a partir de hoy

La administración Trump comenzará a partir de este viernes a obligar a algunos solicitantes de asilo a esperar en México, mientras sus casos pasan por los tribunales de Estados Unidos, dijo un funcionario de EEUU a The Associated Press, lanzando lo que podría convertirse en uno de los cambios más significativos en el sistema de inmigración en años.

Los cambios comenzarán en el cruce fronterizo de San Ysidro, en San Diego, según un funcionario de Estados Unidos familiarizado con el plan que habló el jueves en condición de anonimato con AP porque aún no se había anunciado públicamente.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) publicó la nueva norma migratoria titulada en español Protocolos de Protección de Migrantes ( Migrant Protection Protocols, MPP) en su sitio de Internet, el jueves en la noche.

La norma migratoria en inglés puede leerse aquí

San Ysidro es el cruce más transitado de la nación y la elección de los solicitantes de asilo que llegaron a Tijuana, México, en noviembre, en una caravana de más de 6,000 migrantes en su mayoría de América Central.

La política, que se espera que enfrente un desafío legal, puede ampliarse a otros cruces en la frontera sur de EEUU.

A quiénes se aplica esta nueva política migratoria

Se aplica a los extranjeros que llegan a Estados Unidos por tierra, procedentes de México (incluidos los detenidos a lo largo de la frontera) que no son claramente admisibles y que están en proceso de deportación. Esto incluye a los extranjeros que reclaman el temor de regresar a México en cualquier momento durante la aprehensión, el procesamiento o los procedimientos para conceder asilo, pero a quienes se ha evaluado que no es probable que enfrenten persecución o tortura en México.

LEER TAMBIÉN  Quién es Kevin McAleenan, nuevo director de DHS

Los niños extranjeros no acompañados y los extranjeros en procedimientos acelerados de deportación no estarán sujetos al MPP. Otros individuos de poblaciones vulnerables pueden ser excluidos, caso por caso.

Los detalles del cambio migratorio se finalizaron durante conversaciones bilaterales en Ciudad de México recientemente, según AP. Uno de los cambios es que se pide a las autoridades de Estados Unidos que lleven a los solicitantes de asilo en autobuses de ida y vuelta a la frontera con México, para que asistan a audiencias judiciales en el centro de San Diego, incluida una aparición inicial dentro de los 45 días.

La administración de Trump no hará arreglos para que consulten con sus abogados, quienes pueden visitar a los clientes en Tijuana, o hablar con ellos por teléfono.

Los funcionarios de Inmigración de Estados Unidos comenzarán a procesar solo unas 20 solicitudes de asilo por día en el cruce de San Diego, pero planean aumentar hasta superar la cantidad de solicitudes procesadas ahora, que son hasta 100 por día, dijo el funcionario de EEUU a AP.

La secretaria del Dpto. de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, anunció por primera vez los planes para esta política “histórica”, denominada “Protocolos de protección de la migración”, en un memorándum emitido a fines de diciembre, y dijo que la política “reduciría la cantidad de extranjeros que se aprovechan de la ley de Estados Unidos y desalentaría las solicitudes de asilo falsas” y ya no permitirá que los solicitantes de asilo “desaparezcan en Estados Unidos antes de que un tribunal emita una orden final”.

La política podría tensar severamente las ciudades fronterizas mexicanas. Las autoridades fronterizas de EEUU recibieron 92,959 reclamaciones de “miedo creíble”, una evaluación inicial para considerar el asilo, durante un período reciente de 12 meses, un 67 % más que el año anterior.

LEER TAMBIÉN  Alertan de importante movimiento de Trump en Inmigración que “ataca al sistema de asilo”

No está claro si los centroamericanos se sentirán disuadidos de buscar asilo en Estados Unidos si tienen que esperar en Tijuana, una ciudad en auge con muchos empleos.

La política de “Permanecer en México” es el último movimiento del presidente Donald Trump para reformular la política de inmigración, aunque puede ser temporal.

Otros cambios importantes se han bloqueado antes en los tribunales, incluida la prohibición de buscar asilo por parte de personas que cruzan ilegalmente la frontera de México, y desestimar la violencia doméstica y de pandillas como motivo de asilo.

Vía | La Opinión