Se quitó grillete electrónico para evitar deportación y ICE lo descubrió de inmediato

Un inmigrante iraquí en camino a la deportación se cortó el grillete electrónico que le había puesto migración con el fin de salvarse de su expulsión pero todo terminó mal.

Ali Najim Al-Sadoon, un refugiado iraquí que estaba programado para ser deportado el mes pasado por una condena en 2012, compareció en un Tribunal en Detroit tras ser recapturado.

Un día antes de su deportación programada, el pasado 23 de junio,  el inmigrante se cortó el grillete electrónico con el fin de escapar pero ICE no tardó mucho en localizarlo.

Khaalid Walls, portavoz de ICE, dijo que agentes federales ubicaron a Al-Sadoon frente a una casa en el municipio de Redford el viernes. Cuando los agentes se acercaron, Al-Sadoon corrió dentro de la residencia, cerró la puerta y cerró las puertas delantera y trasera con muebles y electrodomésticos, dijo Walls.

Los agentes se identificaron como policías con una orden de arresto, pero Al-Sadoon se negó a abrir la puerta, Walls dijo que los agentes forzaron la entrada y supuestamente usaron a sus hijos menores y a su esposa como escudo, dijo Walls. Los agentes luego arrestaron a Al-Sadoon.

Shanta Driver, abogada del iraquí dijo que Al-Sadoon ha pasado la mayor parte de su vida en Michigan y tiene seis hijos ciudadanos estadounidenses.

La esposa de Al-Sadoon, Belqis Florido, asistió a la audiencia con dos de sus hijos y dijo que su esposo ha estado en su casa en el municipio de Redford desde que se quitó el grillete electrónico.

“Lo condenaron a muerte”, dijo Florido sobre la orden de deportación de su esposo. “Su madre también estaba en el hospital cuando hizo esto. Quiere una segunda oportunidad. Puede vivir como refugiado”.

LEER TAMBIÉN  Cientos de solicitantes de asilo permanecen detenidos por tiempo indefinido en EEUU

En 2013, Al-Sadoon fue acusado de un delito de allanamiento de morada del cual los funcionarios de Inmigración y Control de Aduanas lo acusaron de retirarlo de los Estados Unidos. Sus órdenes de expulsión fueron aprobadas por un juez mientras cumplía condena por el delito en 2015, según la denuncia del DHS.

La moción de Al-Sadoon para reabrir su caso de inmigración fue denegada en noviembre de 2017.

Vía | La Opinión