La historia de Sulma Lemus, la mujer que corta caña en El Salvador para sostener a sus tres hijos

Cada día, a las 4:30 de la mañana, Sulma Lemus toma su mochila repleta de esperanzas y deseos de superación, y a borda un autobús que la traslada desde su natal Chalchuapa, Santa Ana, hacia la hacienda La Fincona, en Nahulingo, Sonsonate, donde es la única mujer que realiza trabajos de corte de caña.

La joven, de 32 años, toma con seguridad su “colombiana” o machete y corta a ras de suelo la planta. Lo hace con tanta pericia que no se queda atrás del trabajo de los hombres, de quienes ha ganado su admiración y respeto.

La jornada laboral inicia a las 6:00 de la mañana y finaliza hasta que su cuerpo aguanta. El jueves, el fuerte sol de la media mañana no era obstáculo para realizar lo encomendado. De éste sólo se protege con un sombrero y una camisa manga larga. Su rostro es cubierto por ceniza que emana de los trabajos propios de dicho sector.

La fémina relató que lleva tres temporadas en este trabajo y que se siente orgullosa porque se gana el sustento de forma honrada.

Es madre de 3 hijos, de entre los 6 y 11 años, quienes se quedan con su madre en Chalchuapa. Ella se encarga de cuidarlos y llevarlos a la escuela; mientras Sulma regresa a su hogar.

La fémina relató que luego de la temporada de corte de caña se dedica siempre a trabajos agrícolas, sólo que en el cultivo de granos básicos.

Vía | EDH