Suicidios ocurren más entre jóvenes

Psiquiatras afirman que estas muertes ocurren principalmente entre las edades de 19 a 25 años. A nivel mundial, cada 40 segundos se suicida una persona, dice OMS.

Entre los años 2010 y 2017, en El Salvador se registró un promedio anual de 205 suicidios, según datos del Ministerio de Salud (Minsal).

Solo entre enero y julio de 2018, Salud reportó 635 casos de intentos de suicidios, una tasa de 9.5, por cada 100,000 habitantes.

Ante este panorama, la Asociación Salvadoreña de Familiares y Amigos de Personas con Esquizofrenia y otras Discapacidades Mentales (Asfae) realizó un foro en el marco del Día de la Salud Mental, que se celebra cada 10 de octubre.

Durante el foro los psiquiatras Estela Soto y Rafael Chávez presentaron ponencias sobre el suicidio y el suicidio en adolescentes, respectivamente, ya que este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) pidieron hacer conciencia sobre esta problemática que está afectando a nivel mundial.

Según información del Minsal, de los casos atendidos el año pasado vinculados al suicidio fueron por depresión, ansiedad, alcoholismo y relacionados con drogas ilegales.

Según información de los psiquiatras Estela Soto y Rafael Chávez, los jóvenes son los más vulnerables al suicidio, principalmente los adolescentes y personas entre los 19 y 25 años.

Esos datos coinciden con los que ofrecen la OMS y la OPS: cada 40 segundos sucede un suicidio a nivel mundial, y son 800,000 personas las que fallecen por esa causa, donde son los jóvenes los que más están siendo afectados por enfermedades mentales, ya que es la segunda causa de defunción entre las edades de 15 a 29 años.

Un ejemplo de esto es el caso que sucedió en febrero del año pasado, cuando Jonathan Enmanuel García Mayora, un joven de 14 años, que estudiaba octavo grado en la Escuela Salesiana Domingo Savio, decidió terminar con su vida, sin dejar rastros de porqué tomó esa decisión, según dijeron sus familiares.

“El suicidio es uno de los peores eventos que un médico puede experimentar porque lo que vive un profesional de la medicina es una sensación de fracaso, porque no se esperaba. El impacto sicológico y social del suicidio es alto, ya que en promedio, un suicido afecta más o menos a seis personas de su entorno, que es la relación más cercana al fallecido”, dice Soto.

La doctora planteó que se suicidan más personas a nivel mundial de las que fallecen por diabetes, que es una de las más grandes epidemias que existe actualmente, por el tipo de alimentación de la población mundial.

“Al ser un trastorno multidimensional, su abordaje es complicado porque el suicidio no es solo que la persona ya no quiera vivir, sino que está asociado también a la tristeza, cansancio, estrés, frustración, aislamiento, baja autoestima, falta de esperanza y motivación, discriminación, miedo, inseguridad y el bullyng”, dice la especialista.

El suicidio no es una enfermedad, es una manifestación, pero los trastornos mentales están asociados, dice Soto, también está relacionado a los trastornos afectivos (depresión y trastorno bipolar), a las adicciones y los trastornos de personalidad.

“El suicidio es muy doloroso, y detrás de esa decisión hay sufrimiento, la persona dice ‘estoy sufriendo tanto, que la única opción que yo tengo ante esa agonía es dejar de existir’, y los supervivientes son las personas que continúan vivas al perder a un ser amado”, dice Chávez.

Vía | EDH