Niño de 6 años murió tras brutal paliza que le dio su padrastro con una escoba

El caso de Zymere Perkins, el niño de seis años muerto en Nueva York en 2016, ha conmocionado al mundo entero. El martes pasado su madre rompió el silencio en la Corte Suprema de Manhattan donde testificó contra su exnovio ,  quien es acusado de la muerte del menor.

Durante años Perkins fue maltratado por su padrastro, en 2016 el hombre, de 46 años, lo golpeó hasta la muerte con una escoba y una barra de ducha, luego fue colgado por la camiseta en la parte trasera de la puerta del baño donde habría dado su último respiro, dijo la Policía.

Las investigaciones señalan que el hombre lo golpeó en repetidas ocasiones con sus propias manos e incluso con un bate de béisbol y lo obligaba a aguantar hambre.

Geraldine Perkins, madre del niño rompió en llanto ante el jurado tras testificar que ella también abusaba del pequeño. La mujer dijo que usaba un cinturón para golpearlo porque padecía de lupus y no quería lastimarse las manos.

La Fiscalía dijo que el día de la muerte del niño el acusado lo golpeó brutalmente en un ataque de ira en su departamento en Harlem. El niño quien con frecuencia mojaba su cama fue tomado por el brazo y azotado con el palo, luego se desmayó en la bañera donde perdió el conocimiento.

Geraldine Perkins se declaró culpable de homicidio involuntario en segundo grado. Durante su declaración habló al jurado sobre las dificultades que tuvo para criar a su hijo. Dijo que su abuela la corrió de su casa debido a que maltrataba al niño por lo que iba de un albergue a otro, añadió que tuvo que prostituirse para poder darle de comer hasta que conoció a Rysheim quien le pareció un hombre bueno que le compraba juguetes al niño y le leía la biblia.

La mujer declaró contra su ex y se declaró culpable luego de negociar con la Fiscalía.

Al estrado también llegó la maestra de preescolar de Zymere, Josefina Gutiérrez, quien declaró que dejó de poner queja a los padres de su comportamiento por temor a que fuera maltratado, dijo que en varias ocasiones llegó a la escuela con señales de maltrato físico.

Las autoridades llaman a quienes sean testigos o tengan sospechas de un caso de abuso infantil a reportarlo. Organizaciones como Child Help, en Estados Unidos, atienden denuncias y ofrecen ayuda de forma gratuita.

En Estados Unidos mueren entre cuatro y siete niños al día por abuso y negligencia infantil, según datos de Child Help. La entidad señala además que durante el año las denuncias a instituciones estatales de protección infantil involucran a 6.6 millones de niños. 

Aprender a reconocer los primeros síntomas del abuso infantil podría salvar la vida de los cinco niños que mueren al día en Estados Unidos por esta causa, señalan los expertos.

Según el sitio childhelp.org, en 2014, 1,582 murieron por abuso o negligencia infantil, más del 80% no tenían edad para el jardín infantil. En las muertes por maltrato infantil registradas en el mismo año, en el 80% de los casos estaba involucrado al menos uno de los padres como perpetradores.

Vía | EDH